Comparte esto:
bunker a restaurant

Las tensiones entre Estados Unidos y Corea del Norte están llevando a muchos a considerar la creación o la adquisición de refugios antinucleares ante la posibilidad de un conflicto nuclear, tal y como sucedió en los momentos álgidos de la Guerra Fría.

Sin embargo, muchos de los búnkeres que se crearon a lo largo del siglo XX durante las guerras mundiales y el periodo posterior han terminado siendo remodelados para utilizarse con otros propósitos. Acompáñanos para conocer algunas de estas transformaciones: algunas de ellas son verdaderamente impresionantes.

De búnker a condominio

bunker a condominio

 

Un búnker situado en Siegen, Alemania, que fue construido en la década de 1940 fue convertido en un complejo de apartamentos de lujo en 2016 por la compañía local de arquitectos Modulbuero. Con un trazado largo y estrecho, el objetivo del refugio era proteger a los civiles de los ataques aéreos., pero ahora son apartamentos minimalistas que cuentan con elementos modernos: dormitorios, cocinas, baños, salones, grandes ventanales, trasteros y balcones con puertas correderas de cristal.

De búnker a coworking

bunker a coworking

En su momento, era una torre antiaérea. Ahora, es un teatro y un espacio de coworking para empresas enfocadas en las artes. Su nombre es Medienbunker, está en Hamburgo, Alemania, y fue remodelado en el año 2000 por una productora cinematográfica llamada PYP. En este edificio se imparten clases de diseño gráfico y danza, cuenta con una estación de radio y un music hall, y cineastas independientes proyectan allí sus obras regularmente.

De búnker a restaurante

bunker a restaurant

Se extiende por casi 7 mil metros cuadrados y está a casi 65 metros bajo tierra en Moscú. Su nombre es Bunker-42 y, cuando fue terminado en 1956, era un complejo capaz de alimentar a 3 mil personas durante 90 días en el caso de que se produjese una explosión nuclear. 30 años después fue desmantelado, pero en 2006 se convirtió en lo que es hoy: un espacio que alberga un museo de la Guerra Fría, un karaoke, un restaurante y un lugar para conferencias.

De búnker a galería de arte

bunker a galeria de arte

Desde el año 2000, la empresa de arquitectura Bunkerwohnen han estado trabajando en convertir seis refugios en apartamentos y en espacios para la realización de eventos. Uno de ellos es el Bunker-F38, situado en Bremen, Alemania. La azotea fue convertida en un ático, el segundo piso se dividió en dos apartamentos y la planta baja ejerce como galería de arte.

De búnker a local de ensayo

bunker a local de ensayo

Otro refugio que convirtieron los mismos arquitectos de antes es el Bunker-B35, solo que en este caso lo remodelaron como un local de ensayo para bandas de música. Sin duda, una utilidad ideal para el búnker ya que las paredes de un metro de de grosor proporcionan un aislamiento acústico ideal para los instrumentos. Además, el edificio, que cuenta con un mural en una de sus paredes exteriores, tiene 19 habitaciones que pueden alquilarse.

De búnker a tugurio

bunker a tugurio

No todos los búnkeres remodelados están en Europa. En China también existen cientos de miles de refugios antiaéreos que fueron construidos en las décadas de 1960 y 1970. Uno de ellos, un refugio subterraneo situado en Shanghai, volvió a abrirse en 2016 como un bar llamado The Bunker en el cual se venden cócteles artesanales y los camareros van vestidos con uniformes militares.

De búnker a granja

bunker a granja

Y terminamos este breve recorrido con la transformación más curiosa de todas: un búnker convertido en granja. Se trata de un refugio situado en Londres, cerca de la estación de metro Clapham North, que sirvió de refugio para 8 mil personas. Abandonado durante décadas, fue convertido en 2014 en una granja por la startup Zero Carbon Food, que utiliza una técnica llamada cultivo hidropónico, en la que los cultivos crecen bajo LEDs en agua rica en nutrientes.   Con una extensión de 1 hectárea situada a 30 metros bajo tierra, allí crecen vegetales como guisantes, micro rábanos y mostaza china.