Comparte esto:

Hubo un tiempo en el que Skype era sinónimo de VoIP (o llamar por audio por Internet). Pero ese tiempo ha pasado. Ahora, comunicarse por voz y vídeo es más fácil que nunca. Y será por opciones: que si WhatsApp, que si Facebook, que si Telegram, que si las propias soluciones de Apple…

Desde que lo compró, Microsoft no ha sabido atinar con la estrategia a seguir con Skype. Y aunque el servicio sigue funcionando correctamente, si en Redmond se esforzasen un poco más, podrían conseguir que de nuevo volviese a ser relevante más allá del sector empresarial y del de los usuarios que tenemos cuenta desde los tiempos que mencionábamos antes.

En Windows Central publicaron un artículo enumerando algunos de los aspectos de Skype a los que Microsoft debería prestar especial atención. Y dado que nos han parecido interesantes, los traemos aquí tomándolos como base para nuestras propias apreciaciones, que no se diferencian mucho de las de ellos, la verdad, pues son de sentido común.

Ya basta de versiones

skype-basta-versiones

A día de hoy, tenemos 2 versiones de escritorio de Skype para Windows: el Skype «clásico» y la versión UWP (las siglas en inglés de Plataforma Universal de Windows; o sea, las aplicaciones «nativas» de Windows 8 y 10). Se pueden tener instaladas las 2 al mismo tiempo y la clásica sigue recibiendo actualizaciones constantemente, algo que es de agradecer por, al menos por mi parte, es la que prefiero usar.

Sin embargo, esto evidencia que también que la transición de una versión a otra, que es lo que se supone que iba a ocurrir, no avanza con la debida velocidad o la empresa no está totalmente comprometida con ella. O quizá lo primero es fruto de lo segundo, lo cual suena creíble y revelaría que en Redmond no tienen muy claro qué hacer con Skype.

En Android, también hay 2 versiones: Skype y Skype Lite. Y aunque se echaron para atrás con ella, lo intentaron con otra versión adicional: Skype Qik, que servía para enviar videomensajes cortos. A esto, hay que añadirle que Microsoft cuenta con varias aplicaciones que se superponen en funciones con Skype: GroupMe, un sistema de mensajería instantánea, y Your Phone, que llegará a Windows para enviar SMS desde la computadora.

Algo está claro: que en Microsoft no lo tienen claro. Parece que no supiesen qué hacer con Skype y que fuesen haciendo intentonas al azar a ver si alguna de ellas funciona. ¿Qué tal por apostar a lo seguro, quedarse con una versión de escritorio y una versión móvil, dejarse de experimentos y consolidarlo todo en un mismo sitio en lugar de solaparse con aplicaciones y seguir diluyendo todavía más la marca?

Mejorar la búsqueda de personas

skype-mejorar-busqueda

Encontrar a alguien en Skype puede ser todo un dolor de cabeza a menos que tengas un correo de la persona que buscas. Y a veces, incluso así. Y si ya estamos buscando a alguien con un nombre relativamente común (Juan González, por ejemplo), entonces la cosa se complica.

Sin embargo, más que entrar en detalles concretos acerca de cómo podrían mejorar esto, vale la pena afirmar que se trata de renovar por completo la experiencia de búsqueda. De acuerdo, Microsoft no es Google ni Facebook, pero seguro que pueden hacer algo mejor que esa experiencia actual que recuerda en cierta forma a estar ojeando un listín telefónico.

Modernizar la interfaz

skype-interfaz

Relacionado con lo anterior está la renovación de la interfaz. A ver, la versión clásica de Skype ha recibido sus correspondientes trabajos de chapa y pintura, pero a día de hoy no se ve tan moderna como debería. En Redmond deberían atreverse a ir más lejos para que Skype luzca como una aplicación actual y no como una vieja que ha llegado hasta la actualidad sobreviviendo a duras penas.

Como señalan en Windows Central, adoptar algunas de las directrices de diseño de GroupMe podría ser una buena idea. Esta aplicación tiene un aspecto bastante limpio, sin apenas distracciones, y se centra en la maximización de la pantalla. Se trataría de un estilo que no sería difícil de aplicar y al que luego, sin mucho esfuerzo, podrían incorporar algunos botones para características propias de Skype.

Dicho todo esto, añadir que, por otra parte, las reticencias que sin duda sienten en Microsoft en este sentido son comprensibles. Los cambios en aplicaciones más populares (e incluyo aquí Windows) siempre han experimentado mucha resistencia. Y seguro que en el caso particular de Skype temen perder usuarios por ello, dada la tremenda competencia del sector. Esto no quita que deban rediseñar, pero se comprende que les cueste trabajo hacerlo.

Mejorar la mensajería

skype-mensajes

Aunque Skype se ganó su nombre como plataforma de videollamadas, muchos lo usan para mensajes. Por lo tanto, necesita apoyarse en este tipo de público y ofrecerles las características y el diseño al que están acostumbrados.

El motor de mensajería de Skype se ve obsoleto. Según señalan en Windows Central, su fiabilidad es algo que genera quejas entre muchos usuarios. Cuando la gente envía mensajes, quiere que se envíen de forma instantánea y fiable. Un mensaje que llega notablemente más tarde de lo que se envió puede arruinar toda una conversación.

Skype también parece tener dificultades para eliminar mensajes. En un mundo en el que la gente envía mensajes con fecha de caducidad y confía en tener un cifrado de extremo a extremo, es obvio que la privacidad y la capacidad de eliminar contenido es importante. Cuando eliminas algo, debería ser eliminado para siempre, y cuando envías algo, debería enviarse y aparecer en todos nuestros dispositivos.

Integrarlo con otros servicios del propio Microsoft

skype-integracion

En Redmond tiene una variedad de servicios que incorporan mensajería. Además de Skype, por ejemplo tenemos a LinkedIn y Xbox. Entonces, ¿por qué no integrar estos últimos con el primero? De manera opcional, por supuesto, ya que hacerlo de manera obligatoria podría echar a mucha gente para atrás.

Estamos hablando de que Skype agrupe en un solo sitio todos los mensajes y conversaciones que hayamos tenido a través de cualquier aplicación de Microsoft. Sí, «uno para dominarlos a todos». No es solo que suene bien: es que tiene todo el sentido del mundo. O al menos lo tendría si Skype tuviese el lugar central que merece dentro del ecosistema Microsoft. Pero, al menos por lo que parece, ese puesto todavía no están muy dispuestos a dárselo. O al menos, a atreverse a intentarlo.